¿Me quedará la piel flácida tras la blefaroplastia inferior?

Desde SOFT queremos contestar a una de las dudas más frecuentes que los pacientes que están valorando la operación de las bolsas se hacen. Así lo abordamos en SOFT. 

Lo primero es evaluar el grado de flacidez de la piel del párpado inferior. Hay pacientes jóvenes que no precisan hacer ningún procedimiento en la piel, porque la tienen muy tersa y se les va a adaptar perfectamente al nuevo contorno del párpado.

Si la laxitud cutánea es mayor, pero no excesiva, lo ideal es asociar a la blefaroplastia transconjuntival un tensado de la piel mediante láser de CO2, procedimiento denominado resurfacing. Es ideal porque evita realizar cicatriz cutánea, y produce un tensado de la piel homogéneo en toda la superficie palpebral. Con el láser se realizan cientos de impactos microscópicos en la piel, eliminando entre un 10-20% de la piel en el acto, produciéndose un alisado inmediato, al que sigue un efecto progresivo a lo largo de los meses siguientes por inducción de creación de colágeno nuevo. El resultado es una piel sin flacidez, más tersa y luminosa.

En casos de gran flacidez de piel, puede ser necesario asociar al resurfacing la eliminación de una pequeña franja de piel, escondiendo la cicatriz justo por debajo de las pestañas. Esto es de especial interés si se aprecia también flacidez muscular, porque este abordaje nos va a permitir tensar también el músculo, consiguiendo un resultado óptimo.

 

Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.