¿Cómo es la anestesia en Blefaroplastia?

Uno de los miedos que hay que superar de cara a hacerse una blefaroplastia es el de la anestesia, que va intrínsecamente unida al dolor que trata de evitar. ¿Cómo es la anestesia? ¿Será dolorosa la intervención? ¿Me enteraré de algo? ¿Estaré completamente dormido? ¿Es peligrosa la anestesia?…

Desde clínica SOFT queremos despejar todas las dudas. ¡Vamos a por ellas!

Tanto si se hacen párpados de arriba como de abajo, siempre se emplea anestesia local. Para entendernos, es como el que ponen los dentistas para extraer un diente. Una pequeña inyección en la zona, que hace que no se sienta dolor. Los fármacos que se emplean en esta inyección garantizan un rápido efecto, y una larga duración del mismo. No solo son anestésicos (falta de sensibilidad) durante unas horas, sino que también son analgésicos (evitan el dolor) de forma mucho más prolongada. Por ello es muy frecuente que los pacientes apenas noten dolor en el postoperatorio. Se suele pasar buena noche, y la mayor parte de los pacientes precisan si acaso de algún analgésico el primer día, más por prevención que porque noten dolor.

La anestesia local puede ser suficiente solo en blefaroplastia superior, en pacientes seleccionados, que sean tranquilos y que no les provoque ansiedad el proceso. En el resto de los casos, hay que complementarla con sedación para que la experiencia sea lo más agradable posible.

La sedación, aplicada por un anestesista en un entorno hospitalario, es un procedimiento muy seguro, que va a eliminar la ansiedad en el paciente, pudiendo dejarlo adormilado si es preciso. Esto hace que la cirugía pase sin darse cuenta para el paciente, e incluso induce un cierto grado de amnesia, que hace que el paciente no recuerde la intervención. Este efecto de adormilamiento pasa muy rápidamente, y en poco tiempo el paciente se encuentra despejado.

Como veis, lo más frecuente es que la blefaroplastia se realice con anestesia local y sedación. Sin embargo, hay pacientes que no quieren sentir nada, ni la inyección de la anestesia, no escuchar nada, etc. En estos casos se puede ofrecer hacer la intervención con anestesia general, con mascarilla laríngea. Es un procedimiento también extremadamente seguro, que permite que la tensión arterial esté controlada en todo momento, que puede ser una buena opción en los pacientes más ansiosos, cirugías más largas, etc. Tiene también un rápido despertar, y el paciente puede irse a casa en el día.

En nuestra consulta, en cada paciente se explican las alternativas anestésicas que tenemos, y aconsejamos en función de su caso la técnica anestésica más conveniente.

Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.